COMPARTIR EN
5181

Nantoco significa agua de pozo en mapudungún lengua nativa de los mapuche. Su nombre se debe a las vegas que habían en el sector, un sector rico en agua y que albergó a la cultura mapuche que llegaron a la zona como mano de obra para la minería y que nos heredaron nombres de lugares de la región de Atacama como Huasco que significa río de oro, o Maricunga que significa diez familias o diez generaciones.

Parronales Nantoco
Parronales Nantoco

Nantoco era un lugar difícil de transitar por el pantano existente en el sector, el cual potenció la producción de brea que se exportó en el S. XIX. Al cocinar la brea quedaba negra como alquitrán y se utilizaba para tapar los agujeros en las tablas y calafatear los barcos. La exportación de este producto fue una de las primeras entradas económicas que tuvo Nantoco.

Producto de los aluviones que vivió el sector, hizo que se perdiera la característica de vega y que además desplazo eliminando a los pueblos originarios que se habían asentado en el valle.

Otra característica importante de Nantoco,  son las familias de gran reconocimiento que vivieron en el sector como los Subercaseaux quienes hicieron su riqueza en las minas de Chañarcillo, Pampa Larga, Remolino y que les permitieron comprar Clos de Pirque con su fundo, vino y champange. Otras familias fueron los Cousiño, los Yiglino, los Bordoli y los Maggi, de origen italiano que crearon una cooperativa del valle de nombre Tiburcio Bisquet, donde finalmente terminaron parcelando el sector y vendiendo los terrenos.

En el S. XX se parcelaron los terrenos y el ingeniero Rubén Catalán fue uno de los primeros que plantó huertos de naranjas, duraznos y los parronales para la producción de la chicha y el vino.

Nantoco tuvo una vida minera, indígena, de mucha agricultura y hoy con los parronales se ha cambiado la tónica de los huertos frutales que existieron. Por el sur aún hay sitios mineros que se trabajan hasta la ruta 5, por el denominado camino de la fruta.

Iglesia de Nantoco
Iglesia de Nantoco

La Iglesia y Casa de Nantoco fue uno de los primeros monumentos decretados en la comuna en el año 1984 bajo el número 1030, construidos con clavo de cobre, pino oregón, caña de huayaquil, barro y paja principalmente.

Este monumento perteneció a Fernando Aguirre, luego fue traspasado a la familia Subercaseaux y en el año 1860 fue adquirido por Apolinario Soto, quien en el año 1870 manda a construir la casa patronal y la iglesia.

En la actualidad se ha perdido más del 50% de la construcción original, la cual no se ha restaurado por la escases de fondos destinados a la recupación de estos espacios, la familia Roa Barahona son los actuales dueños y  están ampliando sus instalaciones, ya que se puede decretar monumento nacional a una propiedad privada. Para poder restaurarlo, el Estado tendía que comprarlo, hacer un proyecto o cederlo en comodato para poder invertir fondos públicos.

Es de suma importancia iniciar un proceso de restauración, para que tanto la Iglesia como la Casona no desaparezcan considerando los movimientos sísmicos de la zona, lo que no permitiría que los turistas de otros lugares puedan visitarlas. Estas construcciones deben ponerse en valor,con señaléticas y un resumen histórico,  para que la gente sepa lo que significa estos monumentos nacionales. De esta forma podremos dar el valor que merecen los monumentos que tenemos dentro de  nuestra comuna.

Cúpula Iglesia
Cúpula Iglesia
COMPARTIR EN
En este artículo

Danos tu opinión