“La labor social es tan gratificante que hasta con un abrazo o con una mirada uno ya se da por pagado al saber que ayudo a una persona que lo necesitaba

2522
COMPARTIR EN
2522

Lila Campos lleva una vida dedicada a la gestión social, comenzó como presidenta de curso y ahora es la presidenta de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos, teniendo a su cargo alrededor de 24 organizaciones que existen en Tierra Amarilla.

lila-camposSu preocupación siempre han sido las personas con más problemas y resalta que la gestión debe ser sin intereses de por medio. “Una trata siempre de buscar lo mejor para todos, finalmente esto es por el bien de las personas. Es como tener una casa más grande y uno debe cuidarla de igual manera que lo hace con la familia”.

Sobre su rol como mujer en el aspecto de líder social destacó que ha visto a diversas personas del género femenino hacerse cargo de puestos que van en beneficio de la gente y destacan por las ganas que ponen en su trabajo. Haciendo hincapié en que son mucho más comprometidas y ocupan más tiempo en su labor con las personas.

“La labor social es tan gratificante que hasta con un abrazo o con una mirada uno ya se da por pagado al saber que ayudó a una persona que lo necesitaba. En esas ocasiones uno se siente satisfecho, hay veces que las personas no tienen nada y cuesta hacer las gestiones, pero un abrazo alivia esa soledad y da esperanza a los más necesitados”.

El rol femenino para Lila es tan necesario como el masculino en la sociedad debido al complemento que logran mutuamente y la forma de ver la vida que tienen para ayudar a los demás. Ella hace referencia a las capacitaciones  que se desarrollan en este ámbito y lo importante que es participar en ellas para aprender y con esos conocimientos ser un real aporte a la sociedad.

“He asistido a capacitaciones de programas acá en Tierra Amarilla y ha sido un gusto compartir con personas que quieren aprender y crecer en la comuna. Uno siempre ve más mujeres en estas iniciativas y eso da cuenta de lo que uno percibe en las juntas de vecinos que mayoritariamente son mujeres, la razón no la sé pero ha funcionado muy bien por el ímpetu que ponen estas líderes vecinales”.

La presidenta de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos hace un llamado a empoderarse en su rol a los dirigentes o voluntarios para hacer surgir Tierra Amarilla mediante la ayuda social y el compañerismo. Hace referencia a su familia y como los hijos y/o esposo son importantes para quienes son líderes, debido al tiempo que deben invertir. “Ellos son el pilar de toda líder, ese apoyo hace que una haga las cosas bien y sepa que cuenta con una familia detrás”.

COMPARTIR EN
En este artículo

Danos tu opinión